La farmacovigilancia es un elemento clave en la seguridad del paciente, y es importante que los profesionales sanitarios estén al corriente de la interacción farmacológica y de las posibles contraindicaciones de los nuevos medicamentos.

Con el objetivo de desarrollar nuevas estrategias de seguridad, la Autoridad en Seguridad del Paciente de Pensilvania (EE. UU.) ha analizado los resultados de su programa de notificación de errores entre 2009 y 2016 asociados con la interacción farmacológica y los ha dividido en cuatro categorías, de más a menos frecuente:

  • Incompatibilidad farmacológica: cuando la mezcla de dos o más medicamentos inyectables altera la estructura del fármaco. La incompatibilidad más común es la de ciprofloxacina y terapia IV con electrolitos, pero también: ceftriaxona y solución láctica de Ringer, heparina y diltiazem, heparina y vancomicina, furosemida y sulfato de magnesio, furosemida y milrinona, heparina y amiodarona, ketamina y hidromorfona, y pantoprazol y terapia IV.
  • Interacción entre dos medicamentos: ocurre cuando ya han sido administrados al paciente, y pueden producir una variedad de interacciones farmacocinéticas (absorción, distribución, metabolización o eliminación). Se dieron 112 combinaciones únicas, incluyendo: contraste por vía intravenosa y metformina, omeprazol y clopidogrel, y amiodarona y simvastatina.
  • Duplicación terapéutica: cuando se prescriben a un paciente dos o más medicamentos de indicaciones similares. Un 60,2% de los casos afectaron a pacientes geriátricos, y el caso más común era el de los anticoagulantes heparina, enoxaparina, rivaroxaban y dabigatrán.
  • Contraindicación farmacológica: cuando el riesgo de usar un fármaco pasa a ser mayor que sus posibles beneficios. Los fármacos que recibieron más contraindicaciones fueron la nitroglicerina y la enoxaparina.

A partir de estos resultados, el artículo sugiere una serie de recomendaciones para evitar errores médicos, entre ellas: incluir más información en la base de datos informática (añadir, por ejemplo, qué medicamento se administra en cada vía del paciente), no usar vías intravenosas de doble entrada para medicamentos que tienen incompatibilidad con otros fármacos, y dejar pasar más tiempo entre la administración de medicamentos para evitar su interacción.

Fuente: Ross J. New Evidence on Drug Interactions: Improving Patient Safety. Journal of. 2017;32(2):148-150. doi: 10.1016/j.jopan.2017.02.002. Disponible en: http://www.jopan.org/article/S1089-9472(17)30050-3/fulltext.

ETIQUETAS

Conciliación medicación - Errores de medicación - Notificación de eventos adversos