Un estudio realizado con técnicas de diagnóstico molecular revela que en las UCI neonatales (UCIN) tienen lugar más infecciones virales respiratorias (IVR) de lo que se estimaba hasta ahora, con consecuencias negativas tanto para el bebé como para la propia unidad.

Antes del desarrollo de técnicas de diagnóstico molecular, se estimaba que la incidencia de infecciones virales respiratorias asociadas a infecciones hospitalarias (IVR-IH) en las UCIN era de tan sólo un 1%, pero cada vez son más los estudios que las relacionan. Sin embargo, las tasas de incidencia descritas son muy variables y poco precisas.

En los últimos estudios se mostraron tasas de un 4% y un 10%. La variabilidad del diseño de estos estudios, sumado a la falta de conocimiento de las IVR en neonatos, y la ausencia de síntomas en algunos casos, complica la actuación de los médicos de las UCIN quienes deciden los criterios para realizar las pruebas de diagnóstico de IVR.

Ahora, un estudio publicado en la revista del grupo editorial Nature Journal of Perinatology, revela que los virus respiratorios son, con más frecuencia de lo que se cree, motivo de infección hospitalaria en la UCIN.

En el estudio, se evaluó la incidencia de IVR-IH en neonatos hospitalizados en una UCIN y sus consecuencias. Para ello, los autores tomaron muestras nasofaríngeas de todos los bebés nacidos y hospitalizados entre el 4 de octubre de 2016 y el 21 de marzo de 2017. En todas las muestras se aplicó la técnica de PCR Multiplex, una herramienta de diagnóstico molecular, sensible y eficaz, capaz de detectar hasta 16 virus respiratorios diferentes.

El análisis de resultados reveló que, de los 74 bebés participantes, 5 dieron positivo para IVR (el 6,8%). Aunque la tasa de incidencia se mostraba en el rango de los últimos estudios, 4 de estos 5 bebés tuvieron nuevos síntomas respiratorios o empeoraron. El virus respiratorio más detectado, el rinovirus humano (RVH), mostró morbilidad significativa e incluso mortalidad.

En comparación con los bebés que dieron negativo, los bebés con IVR tenían menos edad (27 semanas vs 32 semanas), fueron hospitalizados más tiempo (97 días vs 43 días), tratados con antibiótico más días (8 días vs. 4 días) y más propensos a desarrollar displasia broncopulmonar (DBP). En esta tabla se muestra la descripción de los 5 casos:

Bebé Tiempo (edad) Peso al nacer Virus detectado Edad infección Duración de la infección Síntomas asociados DBP
1 23 semanas y 4 días 630 g RVH 4 meses 5 semanas Intensificación de la respiración asistida, neumonía y muerte
2 26 semanas 550 g RVH 3 meses Mín. 2 semanas (se le dio el alta) Aumento de la necesidad de oxígeno
3 26 semanas 1050 g Coronavirus OC43 3 meses 1 semana Sin síntomas aparentes
4 33 semanas y 2 días 1960 g Parainfluenza virus tipo 3 16 días Mín. 2 semanas Mayor frecuencia de apnea y bradicardia No
5 30 semanas 1710 g RVH 2 meses 1 o 2 semanas Intensificación de la respiración asistida

Los bebés 2 y 3 eran gemelos. RVH: Rhinovirus humano; DBP: displasia broncopulmonar  


Los autores del estudio sugieren a los médicos de las UCIN queconsideren la presencia de virus respiratorios en los bebés prematuros que, como mínimo, presenten nuevos síntomas de enfermedad respiratoria o empeoren.RVH: Rhinovirus humano; DBP: displasia broncopulmonar  

Su detección es importante tanto para determinar la causa de la enfermedad en el bebé como para prevenir brotes dentro de la configuración de la UCIN mediante la implementación de las precauciones de aislamiento adecuadas.

Referencia:

Poole CL, et al. Hospital-acquired viral respiratory infections in neonates hospitalized since birth in a tertiary neonatal intensive care unit. J Perinatol. 2019. doi: 10.1038/s41372-019-0318-9.

ETIQUETAS

Prevención infecciones - Seguridad del paciente en intensivos - IRAS (Infecciones Relacionadas con la Asistencia Sanitaria) - Seguridad del paciente