Cultivar la confianza de los pacientes en los profesionales sanitarios forma parte de la cultura de la seguridad.

Al ponerse en manos de un médico, el paciente le está otorgando un voto de confianza. Espera resultados positivos de su intervención. Si se produce un evento adverso, la confianza se pierde.

Los eventos adversos con consecuencias graves son aquellos sucesos imprevistos derivados de la intervención asistencial al paciente, independientemente de la patología de base, que le causan la muerte o una lesión física o psíquica incapacitante. Este tipo de errores dañan la reputación de los centros sanitarios donde han tenido lugar. El descrédito es todavía mayor cuando los sucesos se vuelven mediáticos.

Pese al impacto social, un estudio de 2014 reveló que la mayoría de instituciones hospitalarias y de atención primaria de España no cuentan con un plan de crisis para salvaguardar su reputacióntras un evento adverso con consecuencias graves.

El estudio se desarrolló a partir de una encuesta online a 195 directivos de hospitales (113) y de atención primaria (82) de ocho comunidades autónomas (Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana y País Vasco) en la que se les preguntaba si contaban con un plan de crisis para actuar en caso de que se produjera un evento adverso con consecuencias graves e impacto mediático y recuperar la confianza de los pacientes en el centro. Todos los centros pertenecían al sistema público de salud y contaban con una unidad responsable de coordinar la estrategia de seguridad del paciente en su ámbito. Una cuarta parte de los directivos de hospitales declararon que su centro contaba con un plan de crisis que establecía cómo actuar en caso de que se produjese un evento de estas características. En el caso de las directivos de áreas de atención primaria, fueron solo un 15%. Sin embargo, en atención primaria realizaban un mejor tratamiento de la comunicación interna y externa que en los hospitales.

Este estudio se basa solo en centros públicos y en las respuestas de sus directivos. Para una reconstrucción más detallada del panorama español, sería necesario conocer las estrategias de los centros privados, que los pacientes eligen, y contrastar la información. Pese a estas limitaciones, los datos ponen de manifiesto la falta de estrategias de los centros para mitigar el impacto social de los eventos adversos graves. Es necesaria una buena comunicación para afrontar la pérdida de confianza de los pacientes en los profesionales que se base en objetivos para mejorar la seguridad del centro. Los directivos deben proteger al paciente, pero también a los profesionales que prestan atención sanitaria.

Fuente original: Mira JJ, Carrillo I, Lorenzo S. Qué hacen los hospitales y la atención primaria

para mitigar el impacto social de los eventos adversos graves. Gaceta Sanitaria 2017; 31(2):150–153. Disponible en: http://www.gacetasanitaria.org/es/que-hacen-los-hospitales-atencion/articulo/S021391111630173X/.

ETIQUETAS

Evento adverso - Cultura de seguridad - Seguridad del paciente