Los sistemas electrónicos de detección de eventos adversos  son un nuevo avance en la seguridad del paciente.

Para prevenir y mitigar futuros errores médicos, es necesario analizar los ya ocurridos. El paso previo al análisis es la identificación y notificación de incidentes y eventos adversos. Actualmente, la notificación voluntaria es el sistema más extendido y también el más imperfecto, pues está sujeto al criterio del personal sanitario. De hecho, el daño asociado a la atención sanitaria hallado a través de la notificación voluntaria subestima su incidencia real. Existen métodos más rigurosos como el Global Trigger Tool  (GTT)desarrollado por el Institute for Healthcare Improvement, que se basa en la revisión de historias clínicas que se asocian a eventos adversos mediante la identificación de señales de alarma (triggers). Pese a su eficacia, este sistema también presenta limitaciones y dificultades.

En su artículo “Developing and Evaluating an Automated All-Cause Harm Trigger System”, Sammer et al. proponen un nuevo enfoque, que aprovecha las tecnologías de la información para la seguridad del paciente. Se trata de un sistema electrónico de daños en tiempo real que cuenta con 41 algoritmos para captar potenciales eventos adversos.

En las pruebas piloto realizadas, el sistema fue capaz de detectar muchos más eventos adversos que un proceso de revisión manual y que los encontrados por el Agency for Healthcare Research and Quality Patient Safety Indicator 90 program. Este y otros sistemas electrónicos permiten estudiar a poblaciones enteras de pacientes, ganar eficiencia a través de la automatización, modificar la lógica de los algoritmos para optimizar el rendimiento y estandarizar la detección fiable de errores.

Pese a las posibilidades que ofrecen los sistemas electrónicos de detección de eventos adversos, todavía quedan retos por superar. Por ejemplo, las herramientas más eficientes identificando potenciales eventos adversos requieren más tiempo personal para investigar la fiabilidad de los hallazgos, pues manejan una gran cantidad de datos. Una solución a este problema puede ser la revisión selectiva de las señales de alarma asociadas a daños más severos. También sucede que hay eventos que a priori no cumplen con los criterios de las señales de alarma establecidos. Son necesarias más investigaciones para afinar la precisión de estos sistemas y poder garantizar la identificación de todos los errores médicos.

Fuente original: Kirkendall, E. Casting a Wider Safety Net: The Promise of Electronic Safety Event Detection Systems. The Joint Commission Journal on Quality and Patient Safety. Abril 2017; 43:153–154. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28325202.

 

ETIQUETAS

Cultura de seguridad - Notificación de eventos adversos