El personal sanitario se encuentra sometido a grandes cargas de trabajo y eso repercute en su rendimiento y, en consecuencia, en la seguridad de los pacientes. Un nuevo estudio muestra el potencial del uso de sensores como método de predicción de la sobrecarga de trabajo.

La creciente carga de trabajo de los médicos y las enfermeras en el sistema sanitario actual, conlleva insatisfacción laboral, rotación y abandono de los/las profesionales e impacta directamente en la experiencia del paciente.

Se entiende por carga de trabajo, la relación entre el esfuerzo que se requiere para completar una tareacon los recursos disponibles para realizarla.

Cuando la demanda de esfuerzo excede a los recursos, tiene lugar una sobrecarga de trabajo que repercute en el rendimiento de los profesionales. Existen algunos métodos para medir la carga de trabajo, pero la mayoría de ellos son costosos y poco representativos.

Los avances tecnológicos han traído el desarrollo de sensores de bajo coste que pueden ser útiles para monitorizar los procesos de trabajo en el espacio laboral. En este contexto, en la revista PlosOne, se ha publicado un artículo en el que se ha evaluado el uso de sensores en una unidad de cuidados intensivos quirúrgicos(UCI quirúrgica)como modelo de predicción de carga de trabajo del personal de enfermería.

En el estudio se colocaron sensores ambientales en las habitaciones, controles de enfermería y áreas de suministro de una UCI quirúrgica, que registrarían ruido y movimiento entre otros indicadores relacionados con el proceso de trabajo. Asimismo, se le proporcionó al personal de enfermería sensores portátiles que permitirían detectar su ubicación.

Por otro lado, se registró la percepción de carga de trabajo del personal de enfermería. Para ello, cada 4 horas, enfermeros y enfermeras respondieron una encuesta, diseñada por personal del equipo, que recogía el esfuerzo mental, el esfuerzo físico e información relativa a al tipo de demandas de los pacientes y la cantidad de personal al final de cada turno.

El análisis de los resultados mostró que los datos recogidos de los sensores se podían relacionar con la percepción de carga de trabajodel personal de enfermería, reportada a través de la encuesta.

Además, se pudieron detectar los siguientes factores predictivos de carga de trabajo:

Factores predictivos de esfuerzo mental

  • Detección de ruido en la habitación del paciente.
  • Detección de actividad fuera de las áreas de atención del paciente: asociadas a la búsqueda de personal o soporte.
  • Detección simultánea de interrupciones o conversaciones cruzadas y presencia de pacientes sometidos a infusión de insulina en la unidad.

Factores predictivos de esfuerzo físico

  • Detección de ruido en el área de suministro (con medicamentos, material de soporte entre otros).
  • Detección de desorganización repentina cuando la UCI quirúrgica no estaba ordenada.
  • Detección simultánea de conversación fuera de las áreas de atención directa al paciente al mismo tiempo que en las estaciones de enfermería.
  • Detección simultánea de ruido en el área de suministro y de pasos en las habitaciones de los pacientes.
  • Detección simultánea de “carga” del paciente y conversación en el control de enfermería.

Los autores del estudio concluyen que las medidas obtenidas mediante sensores predicen con fidelidad el esfuerzo percibido por el personal de enfermería y, por lo tanto, los sensores son herramientas válidas para predecir la sobrecarga de trabajo, mejorar la productividad, reducir la insatisfacción laboral o agotamiento del personal de enfermería (burn-out)  y mejorar la seguridad del paciente.

 

Referencia:

Rosen MA, et al. Sensor-based measurement of critical care nursing workload: Unobtrusive measures of nursing activity complement traditional task and patient level indicators of workload to predict perceived exertion. PLoS One. 2018; 13(10):e0204819.

ETIQUETAS

Estrategia de seguridad - Seguridad del paciente en intensivos - Seguridad del paciente