Un nuevo estudio confirma la importancia de implicar al propio paciente en la prevención de infecciones.

La higiene de manos es la medida más importante para prevenir infecciones y es una prioridad para los profesionales de la salud. Iniciativas para aumentar el correcto cumplimiento de la higiene de manos y el desarrollo de mejores preparados de base alcohólica han reducido el número de infecciones contraídas en hospitales. Sin embargo, estas infecciones siguen siendo frecuentes en los centros de salud de todo el mundo.

En esta línea, varios estudios han demostrado la efectividad de implicar al propio paciente en la prevención de prácticas inseguras y errores médicos. Un estudio llevado a cabo en el Concord Hospital de New Hampshire ha evaluado el cumplimiento de la higiene de manos, en una unidad quirúrgica, antes y después de incorporar la dinámica de que los profesionales sanitarios comuniquen a los pacientes, de una manera natural, que han llevado a cabo este protocolo de higiene. Durante el estudio, se recopilaron datos preguntando a los pacientes si habían visto u oído al personal sanitario lavarse las manos: antes de esta nueva dinámica, el 65% informó haber visto u oído lavarse las manos al personal, después de introducir el mensaje, el 93%.

La incorporación de un mensaje verbal incrementa la concienciación del personal y de los pacientes sobre el lavado de manos.

El estudio se realizó en una unidad médico-quirúrgica de 32 camas del Concord Hospital de New Hampshire, que cuenta con un total de 238 camas. Todas las habitaciones están equipadas con un lavamanos y un preparado de base alcohólica. Para mejorar los hábitos de higiene de manos, se lanzó una campaña con el eslogan“Be seen and heard being clean”, que recordaba a los profesionales sanitarios la importancia de la higiene de manos y de informar a los pacientes de dicha acción antes de proporcionarles atención sanitaria.

Antes de esta aplicar esta medida, se recopilaron datos, durante 30 días, procedentes de pacientes de esta unidad preguntándoles si habían visto u oído al personal lavarse las manos. Se compartió estos datos con el personal, se reexaminó la práctica de la higiene de manos y se formó al personal para la implementación de esta nueva medida. Una vez establecida la nueva práctica en la unidad, se preguntó a los pacientes si habían visto u oído al personal sanitario lavarse las manos. Antes de la intervención se preguntó a un total de 161 de 166 pacientes, después, a 153 de 166. En el primer caso respondieron afirmativamente un 65%, en el segundo un 93%.

Los resultados muestran un cambio de comportamiento derivado de informar a los pacientes sobre la higiene de manos del personal sanitario. Los pacientes preguntados afirmaron sentirse más seguros sabiendo que el personal sanitario estaba protegiendo su salud. Por su parte, los miembros del personal afirmaron sentirse más comprometidos con los pacientes. La relación entre el personal y los pacientes salió reforzada, así como la concienciación de ambas partes respecto a la higiene de manos.

Fuente original: Caine L, Pinkham A, Noble J. Be seen and heard being clean: A novel patient-centered approach to hand hygiene. American Journal of Infection Control. 2016 Jul 1;44(7): 103-6. doi: 10.1016/j.ajic.2015.11.027. Epub 2016 Feb 5. Disponible en: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26856466

ETIQUETAS

Higiene de manos - Cultura de prevención - Infección asociada con la asistencia sanitaria